El Rumbo de la Historia

Con los brazos en jarra. Empapado en sudor. Cansancio, tensión. Te aíslas de la multitud que te rodea y del ensordecedor ruido que provoca. O al menos lo intentas. Concentración. En unos segundos, podrás haber cambiado el rumbo de la historia. Esto te hace sentir pequeño. Pero alguien ha decidido que tú eres el elegido. Media vida pasa ante ti. Te armas de valor. Alzas la vista al frente. E inicias la carrera.
Pero fallas el penalti. Corre el año 2538 y España sigue sin pasar de cuartos. Hay cosas que nadie puede cambiar.

Technorati Tags:

0 comentarios:

Comentarios